• Luka Modric

Entrevistas

UNO DE LOS GRANDES

EL ÚLTIMO BALÓN DE ORO HA ESCRITO ALGUNAS DE LAS PÁGINAS MÁS ILUSTRES DEL REAL MADRID Y DE LA SELECCIÓN CROATA. CONSIDERADO UN JUGADOR IRREPETIBLE, DESPIERTA EL RECONOCIMIENTO UNÁNIME DEL MUNDO DEL FÚTBOL.

EL ACTUAL BALÓN DE ORO, el primer jugador que ha logrado tal distinción en pleno reinado de dos leyendas vivas como Leo Messi y Cristiano Ronaldo, firmaría, como nos reconoce, tranquilo y sentado en un sofá, que “ojalá solo existiera el balón. Solo el balón y nada más”. A pesar de que cuando se tiene acceso a él demuestra ser una totalmente cercano, agradable y divertido, Luka Modric (Zadar, Croacia, 1985), el hombre que casi hace de Croacia el centro del mundo futbolístico, se considera una persona tímida, a la que le gusta pasar desapercibida y alejada de los focos. Mientras tanto, en el campo, que es donde realmente Luka habla y se muestra el futbolista, crea el juego del mejor Real Madrid desde Di Stéfano. Él decide qué partido se tiene que jugar en cada momento. Porque domina todos los registros. Acelera o pausa. Al primer toque o en conducción. Con la izquierda o con la derecha. Elaborando o destruyendo. Hasta compañeros suyos de profesión le ponen de nombre ‘Modric’ a sus hijos. Lo dicho, un icono mundial y una referencia tanto para aficionados como para compañeros. Con ustedes, Luka Modric.

—Pocos futbolistas suscitan de manera unánime la admiración del entorno del fútbol. Compañeros, directivos, aficiones, prensa… Tú eres uno de ellos. ¿Lo sientes así?

Sí. Estoy muy orgulloso de tener el cariño de tanta gente, como tú dices. Entrenadores, aficionados rivales, compañeros… Todo lo hago de forma natural, comportándome bien dentro y fuera del campo, y me alegro de que la gente vea eso, ya que creo que todos los elogios y el cariño que me dan viene precisamente por esa actitud. Siempre he sentido este respeto, y eso me pone muy contento.